Monday, January 28, 2013

Fotos de Malí / Photos from Mali


A Malian soldier wears a pair of FC Barcelona soccer team gloves while riding in a Malian army pickup truck in Diabaly (Reuters).


Abandoned uniforms are seen strewn across the ground near two armoured vehicles in the recently liberated town of Konna. (Reuters).


A man peers into a Malian army armored vehicle, believed to be attacked by Islamist rebels, in Diabaly. (Reuters).

An English-language manual for installing laser sight on gun, believed to belong to Islamist rebels, lies in the courtyard of local resident Issa Dembele's house in Diabaly (Reuters).

Saturday, January 19, 2013

Los "rojos" sumisos (islámicos)



Islam no significa "fe". Muslim, "musulmán" no significa "creyente". Imán es "fe". Mumín, "creyente". Islam tampoco significa "religión". Lo más aproximado a nuestro concepto de religión es "din", pero "din", además de ideas ("creencias") engloba también acción. Islam (del verbo "aslama", someterse, rendirse, entregarse) significa "sumisión".

Musulmán significa "sumiso". Islám --no "imán", no "din"-- es el nombre escogido para la "religión" de Mahoma (entrecomillo "religión" porque, como dije, "religión" y "din" son conceptos distintos, no intercambiables).

¿Sumiso a qué? Sumiso a la Ley de Dios. Las primeras generaciones que siguieron a Mahoma en el tiempo creían que Dios era incognoscible. No se le podía conocer a Él, pero si se podía concer Su voluntad, se podían conocer sus órdenes. De este modo, el Corán se convirtió en un libro de instrucciones prácticas de lo que había que hacer (no pensar, hacer) para lograr la salvación. La creencia en Dios, la fe, se daba por supuesta, porque si no crees, ¿para qué vas a "hacer" nada?. Sólo que lo que Dios decía en el Corán no eran "recomendaciones".

Había --hay-- un Día del Juicio. Dios es el Dueño del Día del Juicio. Dios premia. Dios Castiga. Eso da a los preceptos del Corán una dimensión "jurídica". Dios te dice lo que tienes que hacer. ¿Obdeces? Vas al jardín (Paraiso, en persa) donde te esperan un montón de cosas buenas. Entre ellas, ríos de vino. No obedeces. Chungo. No vale sólo con una sumisión pasiva. Tienes que actuar. Individual y colectivamente: Individualmente: El Enviado dijo: “Quien de vosotros vea algo reprobable, que lo cambie con la mano; si no puede, que emplea la lengua (para censurarlo); si no puede, que emplee su corazón (deseando que ese mal desaparezca), y esto último es el signo más débil de sinceridad”. Colectivamente : "Sois la mejor nación que haya surgido de la humanidad: Ordenáis el bien, prohibís el mal y creéis en Al-lah." (Corán, sura al Imrán, 110). Para un musulmán, actúa moralmente quien obedece la Ley de Dios.

Esa es, en esencia, la idea salafista. Volver al origen. Hacer las cosas como Dios manda: "¡Creyentes! Obedecer a Dios, obedeced al Enviado y a aquellos de vosotros que tengan autoridad" (Corán, sura al maida, 59). Si Dios, en determinadas circunstancias, ordena combatir, hay que combatir, aunque repugne hacerlo: "Se os ha prescrito combatir, aunque os sea odioso, pero puede que os disguste algo que sea un bien para vosotros y que améis algo que es un mal. Allah sabe y vosotros no sabéis" (Corán, sura al-báqara, 216). Nosotros no sabemos. Sólo Dios sabe. El bien es lo que Dios manda. El mal, lo que Dios prohibe. Obedece, haz lo que Dios te ordena, y te salvarás. Si entre los cristianos, Jesús es la Palabra y el Hijo de Dios, entre los musulmanes, el Corán es la Palabra y el Libro de Dios. Todo lo que dice el Corán es Palabra de Dios, revelada, no "inspirada". Son órdenes que Dios dirige, directa y personalmente, a cada uno de los creyentes (mumín) que, respondiendo, haciendo (no pensando), es muslím, es musulmán. No se puede corregir a Dios. Claro que, si el Corán es "Palabra", hay que "leerla". En la lectura, en la interpretación, está la clave.

En su libro L'islam révolutionnaire, Ilich Ramírez Sánchez (alias, "Carlos"; alias, "el chacal") confiesa que se convirtió al islam cuando dirigía uno de los grupos del frente popular para la liberación de Palestina, organización marxista-leninista cuyo fundador, el doctor George Habash, era cristiano. En ese libro, Carlos elogia a Osama ibn Laden, a los ataques del 11 de septiembre y al islam, que es, según él, la única respuesta actualmente posible al totalitarismo norteamericano: a partir de ahora el terrorismo va a ser más o menos una parte cotidiana del paisaje de vuestras podridas democracias, nos anuncia, uniendo islam y terror lo mismo que antes unía comunismo y terror. Sin embargo, algunos han cuestionado la autenticidad de la obra a la luz del hecho de que Carlos cumple cadena perpetua en Francia y de que, en el momento en el que se supone escribió el libro, estaba sometido a un aislamiento que se prolongó durante años. Lo cierto es que en el libro se advierte que el conocimiento que su autor tiene de la doctrina islámica, de su teología y de su historia es casi inexistente. Muchos de los compañeros de viaje que antes decían estar a favor de la libertad, y estaban a favor del comunismo, viviendo en países capitalistas, ahora están a favor del islam, viviendo en países donde los musulmanes son, todavía, minoría. ¿Por qué?.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...